✾ 

Hoy desperté gritando.
Abrí mis ojos y descubrí en lo que me he convertido.
Te veo, pienso y deseo.
A veces dulce, a veces agrio.
Gran púrpura. Pequeñas frases.
Quiero darte algo que siempre te haga recordarme.
Quiero darte algo por lo que siempre debas olvidarme.

En vez de salir tras de ti. Huyo conmigo.
Recuerdos agigantados.
Esos dedos. Tus diminutas huellas. Tu suave mano.
Podría escribirte mil cosas.
Podría darte mil cosas.
Podré sacarte una sonrisa.
Pero nunca serás mía. No hoy.

Continuo mirando el horizonte, llevo así más de media vida.
Sigo mirando a la nada, deseando verte venir.
Sigo mirando a la nada, deseando ver que regresas a mí.
Continúo abandonándome en el horizonte, susurrando al viento.

Tú, mi fuerza de espíritu. La razón de vivir.
Tú, mi tesoro más preciado.
La muestra que Dios recogió, para moldear la sonrisa.
No puedo olvidarte, y ya lo he hecho.
Algo de tristeza hay dentro de mí.

Mensajes al viento

Me he despertado gritando. Te recuerdo, no sé quién eres.
Te recuerdo. No sé quién serás, y te echo de menos.
No sé quién eres, me haces falta. Dónde has dejado mi alma.

Como polen al viento, te has ido sin mí.
¿Por qué me has abandonado? ¿Qué es un latido sin ti?
¿Cómo descubrir la magia de un insípido martes? Todos los martes son iguales.
Todos los días iguales. Todo es todo y siempre, nada.

No es mi intención con estas palabras pedirte disculpas.
Sabes muy bien que fui sincera. Que el tiempo ha hecho de las suyas.
Que nuestros momentos fueron inmensamente buenos.
No es mi intención con estas palabras pedirte disculpas.
Sabes muy bien que siempre fui sincera.
Soy sincera conmigo ahora, y sé, que nunca fuiste mía.
Soy sincera contigo, nunca fui tuya.

¿Por qué reconozco que te has ido conmigo, y sin mí?
¿Por qué no soy yo?
¿Por qué si nunca fui tuya, te has llevado todo de mí?

Mi ausencia prolongada. Esos momentos en que estoy ida.
Cada instante que regalo al viento, van dedicados a ti.
No puedo detenerte, no puedo ir contigo, no eres para mí.
Siempre serás mía. Siempre estaré contigo.
Esta vida no es nuestra, empezaré a creer que existen otras.
Otras vidas, donde siempre serás mía.

Te pregunto a ti Viento, ¿le has dicho todo lo que siempre he querido susurrar a sus oídos?
Esta vida no es nuestra, confiaré en que escuchas mis versos.
Confiaré en que algún día te conoceré.

Estarás siempre aquí. Conmigo. Entre el calor de mis sentimientos y la suavidad de tus futuras palabras.
Siento tristeza. No puedo recordarte.
Siento tristeza. Puedo sentir que un día estuviste conmigo. Anhelo tus suspiros.
Siento tristeza, no te recuerdo, no sé cómo, ni quién eres.
Pero puedo sentir cómo me haces falta, sentir el vacío que has dejado.

El por qué de un suspiro

No sé a quién intento invocar.
No sé si ya te conozco. No sé si te conoceré.
No sé si irás o vendrás.
Siento tristeza, ¿será porque te alejas?
¿Cuándo escribiré a tu alegría? ¿Cuándo seré parte de ti?

Te alejas, te vas, vete. Sin mí, vete.
Vete cargada de mí. Escuchando el viento.

Te alejas, te vas, vete.
Algún día te conoceré.
Algún día el viento te traerá hacia mí.

Escucha el aire cantando, recitando versos.
Escucha tus suspiros, soy yo.
Me despierto gritando al viento que deseo conocerte.

  © Saliary Röman

_______________________________________________
Feliz de tener más lectores en mi sala.
Mil gracias a cada persona que visita mi paranoia.
Este es su hogar.

¡Bienvenidos sean! 

❤!

¿Hacemos un trueque? (Haz click)

107 thoughts on “Cuando el viento suspira

  1. David says:

    Veo en tu historia que empezaste en 2007 a escribir y lo retomaste en 2010 con fuerza y no lo dejaste ya. ¡Felicidades Salyari! ¡Me gustó tu poema por ser sincero, escribir al desamor es amarse más a uno mismo! Seguiré viniendo por aquí…

  2. tolyroget says:

    Es un poco triste eso de desprenderse de lo que nunca se tuvo… Yo creo que no somos de nadie, que solo pasamos y nos convertimos en regalos para otros y que otros se convierten en regalos para nosotros. Que al final, eso es el amor: un encuentro, un regalo, y cuando se produce el desencuentro, nos vamos caminando con una sonrisa en el corazon…

    Pero no escribo aca tanto por eso, sino que por el Viento. O Vânt, como lo nombré una vez… Veo que confias en él tanto como yo, que lo utilizo para enviar palabras, abrazos, canciones y mas. Por eso se ha convertido en mi mensajero oficial 🙂
    Una vez, me enamoré de él y me creia bonita cuando me visitaba, pero después me di cuenta de que juega con todas (hojas, piedras, arena), porque es muuuy coqueto.

    Regards, Saliary.

  3. vatelechuza says:

    Eres un Laberinto! Me encantas tejiendo silabas y llantos, risas y versos!
    A veces me esfumo en el aire para inundar el Cosmos y esconderme! Y generalmente te encuentro 🙂 Gracias Poetisa!

  4. Paco says:

    ¡Ay, Saliary!, me encanta lo que escribes. Me haces vibrar.

    Ya lo dijo José Hierro:
    La poesía es como el viento,
    o como el fuego, o como el mar.
    Hace vibrar árboles, ropas,
    abrasa espigas, hojas secas,
    acuna en su oleaje los objetos
    que duermen en la playa.

  5. mrzaitam says:

    Mi ausencia prolongada. Esos momentos en que estoy ida.
    Cada instante que regalo al viento, van dedicados a ti.
    No puedo detenerte, no puedo ir contigo, no eres para mí.
    Siempre serás mía. Siempre estaré contigo.

    Esa es la parte que más me gusto! gracias por pasar por mi blog… estaré al tanto del tuyo, me gustaron tus palabras!

    Un fuerte abrazo!

  6. Avid13 says:

    Hola Saliary ayer calificasteis mi blog y me ha permitido leer te y otros de tus escritos, seguí adelante porque son geniales, cuídate y estamos encontacto…paz!!!

    1. Saliary Röman says:

      ¡Sonrojada estoy!

      “Cuando el viento suspira” es mi respuesta a la melodía “Sacrifice” de Michael Nyman.
      Gran músico del que recibo concentración e inspiración.

      ¡Gracias por escribirme! 🙂

      ¡Un abrazo!

  7. Carlos Miguel Narganes says:

    Te conozco de la facultad de ingeniería informática, en Oviedo. Me llamas mucho la atención, eres realmente atractiva. Solo quería saber si tienes pareja o estás quedando con algún chico.. de no ser así estaría encantado de conocerte. Me encanta todo lo que escribes. Te leo desde hace tiempo pero nunca he tenido el valor de decirtelo. Un fuerte abrazo.

    1. Saliary Röman says:

      :O
      🙂 Gracias por seguir mi blog.
      Creo que se debe tener mucho valor para escribir lo que haz dicho aquí.
      Agradezco tu comentario, me halagas.
      Te envío un beso.

      PD: Sí, tengo pareja.

  8. javiervlc says:

    Llegue hasta aqui, gracias a las huellas que dejaste en mi blog, fue un placer descubrirte, tus palabras son bastante profundas, tus pensamientos transmiten mucho sentimiento. Nos cambies nos leemos.

  9. Diego Ochoa De Alda G. says:

    Este texto me recuerda a varias frases que tengo grabadas en mi cabeza y en mis artículos:

    Joan Manuel Serrat cantó eso de que “no hay nada más bello que lo que nunca he tenido” (Lucía) Y una vez escuché que “lo mejor de un beso es haberlo soñado”. Que gran verdad.

    Sin embargo, creo que con tus palabras ya has gritado lo suficiente y, como el viento, puedes suspirar de alivio. No así de conformismo. Te felicito.

    Un abrazo y un placer contactar contigo,

    Diego.

  10. Robinson Recalde says:

    Llegué aquí por un “me gusta” en mi blog de ecología.
    Qué bueno haber llegado, suelo revisar los blogs de las personas que me comentan o visitan y se hacen notar, ésta, para mí fue una sorpresa. Me atrae el fuego de tus palabras y la “paranoia” -como en tu descripción expresas -en las mismas.
    Interesante, un tanto inspirador y deja una sensación de querer más. Espero ver tu progreso, porque será realmente interesante. ¡Nos vemos!

    1. Saliary Röman says:

      ¡Muchas gracias Robinson!
      Suele leer artículos de distintos temas, así que tu post ya está archivado en mí.

      Muchas gracias por tus frases, me han animad el día. 🙂

      Espero seguir teniéndote en éste mundo,
      Guardaré para ti la casita en el árbol.

      ¡¡Un abrazo!!

  11. Serggio says:

    Me trae tu inspiración y el fuego de tus palabras… a veces uno tiene que hablar con la boca de otras personas porque ellas son portadoras de tu propio mensaje, de la misma manera que a veces un viento suave te permite acariciar mejor el rostro de tu amada.

    Saludos amiga, te sigo leyendo. Un abrazo.

Cuéntame, qué te trae por aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s