Oda al Suicidio

Oda al Suicidio

 

Mi felicidad proviene de otras respuestas.

Sólo solos somos libres.

Extenderemos la oscuridad más allá de la mañana.

Habla bajo, cuéntame tu secreto.

Sin sol, así las sombras no interrumpirán nuestra intimidad.

La noche ya no es amiga del sueño.

Dejaré que tu silueta sea oscura.

Compartiendo algo más que sábanas.

Se sentencia al verso, a ser cantado.

 

 

Puedo romperme.

Volverme pedazos.

Estar de nuevo allí flotando, a la luz del día.

Sola, en el vacío.

Rota.

No hay lágrimas.

No hay un por qué.

No hay sufrimiento.

En el día ya no hay sueños.

Sólo vacío. Vacío. Vacío.

 

Deseo  tener sed.

Algo que motive a mi ser,  a no extender las sombras más allá del amanecer.

Alejémonos del sol,

esta ficción de vida no tiene un final feliz.

El final feliz solo es el mío.

Alejémonos del sol,

así  las sombras no interrumpirán nuestra intimidad.

La noche no es amiga del sueño.

La penumbra es melodía en mis silencios.

Se sentencia al verso, a ser cantado.

No toda palabra triste, suena infeliz a mis oídos.
1902, “Virginia Woolf” by © George Charles Beresford

Entiendes sobre mi agonía, tanto como el alcance de una pastilla.

La cura momentánea  regresa el dolor agudo.

Ya no hay soluciones, no hay amaneceres.

Logré ensanchar las noches.

La misma noche que me vio nacer,

me llama a vivir en ella.

 

Llorar nunca fue una solución.

Llorar tan sólo, es una pastilla más.

Otra pastilla más. Gracias por intentar ser una más.

La cura momentánea regresa el dolor agudo.

 

La “solución” no está en las ilusiones ajenas.

No hay respuestas para un resquemor agudo y sordo.

Aunque esta larga noche desplegase estrellas fugaces,

mis ojos ya no desean ver dulces destellos.

Están cómodos en la penumbra.

 

Hay algo más que horas en el día.

Necesito tener sed.

Lo más cercano a mi apetito,

es no querer extender más la noche.

Mis respuestas no son iguales a las tuyas.

Escucha. El vacío también sabe cantar, y es placentero.
1946 “Autorretrato dedicado a Marte R. Gómez” by Frida Kahlo.

Escucha.

El vacío también sabe cantar,

y es placentero.

La hiel ya no es parte de esto.

Existe una idea que me hace saludable.

Ya no. No quiero ensanchar la sombra.

Encontré mi serenidad.

Mi propia solución.

Mi propia vida.

 

Mi valentía y yo, compartiremos algo más,

a oscuras.

Esta historia no tiene un final feliz.

El final feliz solo es el mío.

 

 No toda palabra triste es infeliz en mis oídos.

No sé el por qué.

Sólo solos somos libres.

Quizás mañana sea otro día.

Hoy será mi última noche.

  © Saliary Röman

________________________________________________________
¡Un abrazo inmenso a todos!
Este blog no tendría sentido sin ustedes.
¡Gracias por visitarme!
❤!

¿Hacemos un trueque? (Haz click)

PD: Gracias a todos los que envían email’s. Mientras escribía escuchaba dos canciones:
Love Doesn’t End” de Michael Nyman & “Born To Die” de Lana del Rey.

 

Anuncios

83 thoughts on “Oda al Suicidio

  1. Daniel Centeno dice:

    Las imágenes que has usado son para mí recurrentes en mis propias letras y evocadoras en mi vida: estar roto, huir por elección de la luz, desvanecerse cual niebla sabiéndose en una fatalidad ineludible, para terminar solo. Solo porque no hay otra forma de estar y ser al mismo tiempo. Me encantó el poema, y ciertamente es una Oda al suicidio, una tristemente muy bella.

  2. lafolino dice:

    Sabes: este poema me recuerda mucho a uno que escribí hace años. En el 2005 hackearon mi foro y lo perdí (debería revisar los viejos cd o más los cassetes pero los nuevos ordenadores no tienen esta función). Desde entonces, guardo en distintas bitácoras lo que escribo. Ni bueno ni malo, lo hago porque las palabras anónimas no son la idea poética. El poema se completa con la biografía.

    Años después reescribí el poema:

    APOLOGÍA DEL SUICIDIO.

    El amor por definición es eterno, nena.

    Sigamos insistiendo.

    El amor por definición es eterno, nena.

    Si un solo ser humano fuera

    capaz de amar a alguien hasta morir,

    sigamos insistiendo.

    Hay tanto trecho del amor al odio,

    como distancia

    de la verdad a la mentira:

    apenas un punto contuso.

    Un punto euclidiano no tiene medida,

    ni dimensiones, ni peso. Es un ente

    de la geometría como la recta o el plano.

    Un dibujo trazado en la imaginación.

    Los encefalogramas muertos

    dicen que es complicado

    desde aquel lugar

    querer convertirse en poeta.

    Nuestros salubérrimos cartílagos,

    la briosa osamenta que nos sostiene,

    los músculos y carrilladas

    de química heterogénea,

    con acentos ortográficos

    y perpendiculares

    que zanjan inconvenientes variados,

    son renuentes al pesimismo.

    Si digo lo contrario y me cruzo de vereda

    tendré una excusa perfecta

    para mi suicidio, esta noche abatida.

    Un suicidio perfecto de los pies a la cabeza

    a la orilla de mares ilusorios.

    Brutal desolladura.

    Rasguño, esclusa, excoriación fatal:

    Tautología y verdades.

    Sigamos insistiendo.

    Es la vida una repetición inútil y viciosa.

    Una prerrogativa inconveniente

    que nos deja inermes ante el peligro

    del amor.

    El amor. Ahí está.

    Míralo.

    Míralo. Huele igual que las flores estivales.

    Un saturnal con guirnaldas.

    Una herejía. El cielo.

    Un suicidio mayor no negociable.

    Sigamos insistiendo.

    El conflicto es el hombre – dijo Heráclito

    ¿dónde residirá el problema atávico?

    Morir, matar,

    amar, temer, partir.

    Los verbos irregulares.

    Mejor matar, mejor morir.

    en sazón y dignamente.

    Amar la muerte.

    Temer la vida.

    Partir del mundo

    con la conciencia tranquila.

    Nada hemos conquistado con quedarnos

    a consumar los ritos ancestrales

    para resistir este culto,

    de sobrellevar nuestros nombres,

    el terco fenómeno existencial

    de la nada.

    La nada que se viene tras la muerte.

    La nada incandescente, que es la vida

    que llevamos sin vivir

    por fuerza de la costumbre.

  3. elsantoenaccion dice:

    Que me trae por aquí? Pues no sé….
    Interesante poema… Muy lúcido aún en las penumbras
    Que increíble el uso del internet para compartir estos textos….
    Que bueno que escribas

  4. jserrap dice:

    Hola Saliary.
    Tus ojos son preciosos.
    El Sol me gusta en locura.
    Intento disfrutar la Naturaleza cada día, cada momento.
    Gracias por tu visita y comentarios en mi blog
    Saludos 🙂

  5. Esprami dice:

    “Sólo solos somos libres”… Una verdad poco agradada. Bien Nietzsche lo decía: “Libertad es desprenderse de todos y de todo”. Bien por vos y este poema, entendiste el mío y eso me alegra 🙂

  6. Fátima dice:

    “Sólo vacío. Vacío. Vacío”

    Me quedo con este verso. Me dice tanto… y són sólo dos palabras. Solas.
    Me encanta!.
    Es preciosísimo cómo sacas el ardor de la garganta

  7. austrohungaro dice:

    El dolor de la noche duele menos, la negritud refresca las heridas que nos produce la vida y nos ofrece un recoveco para cobijarnos en mil esquinas que siempre parecen cubiertas de rosas.
    El amanecer, sin embargo, siempre duele, es como una pequeña muerte que nos arranca de las sombras dulces de la noche y nos arrastra sin pudor a una realidad que las más de las veces ni queremos, ni podemos, ver.

  8. barbaragarciacarpi dice:

    ¡Qué difícil escribir con las entrañas, desde dentro! Magnifica Oda dotada de imágenes poderosas; toda ella respira verdad. Me conmueve que sea Virginia Woolf quien te acompañe. Siempre he tratado de entender o imaginar su suicidio. Adoro su obra y esta bella foto siempre me ha gustado de manera especial. Un abrazo grande y gracias por tu forma de hacernos sentir la poesía.

    1. Saliary Röman dice:

      Admiro a Virginia Woolf, y entiendo de “cierta manera” su final. Ha sido, es y será un mundo complicado para los que perciben las cosas con otras ideas. ¡Una gran mujer!
      ¡No podría tener otra compañía! 😉

      Gracias por tu comentario.
      Eres siempre bienvenida.
      ¡Un abrazo!

  9. José Ignacio Andolz Munuera dice:

    Hace tiempo leí en un libro – Encuentros con la sombra – un símil muy ilustrativo: la conciencia es como el sol, cuyo brillo nos impide ver las estrellas durante el día, pero por la noche, cuando sólo nos llega un reflejo lejano de los rayos de aquél, un mundo distinto se hace visible en el cielo. Con la conciencia – proseguía el ensayo – pasa algo así: durante la vigilia, el brillo de la conciencia nos impide entrar en contacto con la parte de nosotros que mantenemos inconsciente, pero durante la noche este mundo, regido por sus propias leyes, se hace presente con fuerza. Lo que llamamos “ego” es sólo el centro de nuestra vida consciente, diurna, pero hay un lugar en nostros que comprende lo consciente, lo inconsciente y el propio ego. Es el “yo”, el centro de la totalidad de nuestro ser.

    Tu poesía no me sugiere un deseo de muerte, me sugiere el deseo del narrador de aproximarse al centro de su propio ser por medio de un diálogo interno con aquéllo que durante el día el gobierno del ego relega a la sombra. En la noche no hay ego, no hay sombra, no hay rechazo. La noche no es amiga del sueño porque no hay sopor, hay una conciencia sólo que una conciencia distinta, total. Eso es lo que me transmite tu poesía, pero claro, te hablo desde mí y, además, creo que nunca he entendido la poesía, aunque las tuyas me gustan. Tu página tiene algo inquietante, debe de ser que mis sombras se remueven.

    Te he conocido porque tuviste la gentileza de visitar mi blog – http://www.escritodesdelastripas.wordpress.com -. En un principio me ha sorprendido que, con lo intensa que pareces, te haya gustado mi artículo sobre “El ladrón de palabras”, ya que éste trata de ser bastante “cartesiano”. Ahora bien, hay quien defiende que el padre de la filosofía moderna era un hombre extremadamente apasionado y una de sus pasiones era la lógica.

    Sigue escribiendo, yo te seguiré leyendo.

    Un abrazo,

    José Ignacio Andolz Munuera

    1. Saliary Röman dice:

      Me encanta el enfoque que les has dado. 🙂
      Yo hago lo fácil, escribir. El verdadero mérito sé lo lleva el lector, que inyecta peculiaridad al verso, y lo hace vivir.

      Mi filósofo favorito es Epicuro.
      Tengo presente mezclar la Utopía y la lógica; ya sabes, por eso del “equilibrio mental” jajaja

      ¡Un abrazo!

      1. José Ignacio Andolz Munuera dice:

        Hola Saliary. No estoy de acuerdo del todo con tu afirmación. Yo no soy escritor, por tanto, menos aún escritor profesional, pero sé que para “llegar” al otro te tienes que dejar la piel y el alma, la carne y la sangre en lo que escribes. Si no, no das lugar a que nadie pueda “inyectar” nada en tu trabajo.

        A mí Descartes siempre me ha gustado. Más desde que me enteré de que murió de una pulmonía, regresando a casa de madrugada en pleno invierno tras una de sus interminables conversaciones – o lo que hicieran – con la reina ¡¡¡¡ Cristina de Suecia!!!! ¿Tú te crees que es normal que el padre del racionalismo muriera de una forma tan irracional? Me atrae sobremanera la gente “friqui” y, probablemente, Don Renato fue un pionero también en esto.

        ¡Ah! y, por favor, haz lo posible por no morir antes de los 50. De verdad, tu vida vale mucho más que los engaños de tu mente y de la mía y de la de cualquiera.

        Un beso,

        JI

  10. Sara Schmidt Y Neuman dice:

    Es fuerte lo que dices, si me permites un comentario, lo siento largo, demasiadas palabras, no entiendo el uso del nosotros, no se de donde viene, o porque, y el uso de gerundios no se oye bien en poesia, creo que tiene mucho potencial y es muy fuerte lo que hablas, te sugiero lo trabajes y lo compactes, y si me gusto
    ademas gracias por entrar al mio

    1. Saliary Röman dice:

      Bienvenido sea tu comentario.
      Éste es el tipo de críticas que me ayudan a mejorar. 🙂

      Escrito por ella, que intenta definir su muerte como positiva. Ella está satisfecha de la decisión, e intenta dar una visión igual a su “amor”, para que pueda entender el por qué no es un hecho triste.
      La luz al final del túnel; sólo solos somos libres.

      Espero seguir contando con tus críticas. Y mejorar la extensión y los gerundios en los siguientes escritos.

      ¡Un abrazo!

      1. lorienrocks dice:

        Estamos solos, somos libres.
        Somos libres, somos felices.
        Somos felices, compartimos nuestra felicidad.
        Compartimos nuestra felicidad, no estamos solos.
        No estamos solos, no somos libres
        No somos libres, no somos felices… o sí?
        ¿no es paradójico?

    1. Saliary Röman dice:

      ¡Bienvenido!

      Pues esto es la mansión de muchos. Amplia y cómoda, al gusto del visitante.
      Así que pasa cuando quieras, estas en casa.
      Deseo te guste lo que lees, y recuerda opinar sobre lo que no te agrada.

      ¡Un abrazo!

  11. rorschach0019 dice:

    Muy interesante tu escrito, creo que tomas muy bien lo que representa el suicidio: la anulación de la voluntad de vida (según Schopenhauer, bueno él la establecía como las más burda y baja, comparada con las formas creadoras como el arte, que también anulan la voluntad pero de manera positiva. Velo así, para el alemán, la misma vida representaba un sufrir constante debido a que los deseos nunca eran satisfechos, por eso había de anular la voluntad de vida mediante distractores (arte), tal vez eso te sirva para explicarte mejor el por qué ciertas personas incurren en esa practica tan cuestionable… y creo que ya me proyecte y extendí mucho, perdón si abuse de este espacio :P).

  12. hoyquierohablarde dice:

    Permite que ese vacío desaparezca y se convierta en una simple transición a nuevos recuerdos, nuevas experiencias y emociones. Pero antes no te olvides de abrir la puerta… esta vez sin miedo. Precioso blog! Un saludo, Ana

  13. OmoDomo dice:

    Huy asta me dieron escalofrios! Tus palabras poenetran el alma y sacan sentimientos escondidos. Vi que la cancion de Lana Rey te inspiraron y es exactamente lo que siento con sus canciones tambien. Me encanta el nuevo look btw! 🙂

  14. calarhondo dice:

    “Benditas sean las odas que merecen llamarse tales, que manera prodigiosa de describir…”

    Enhorabuena: Hablar de suicidio, o de flores, o de nubes, o de soles, o de vida… todo es parte sustanciosa de lo mismo.

    Nota. _: ¿Maestro, es usted feliz?
    _: Claro que no, ¿Como un hombre, puede caer tan bajo…?

    1. Saliary Röman dice:

      Leí tu comentario ayer, mientras terminaba de cenar con un amigo.
      Te respondo de igual manera que me expresé anoche:
      “Es la aportación que más me ha llenado hasta hoy. Ha dado en el clavo, en el mío.”

      ¡Muchas Gracias!

      Un abrazo

  15. Gise dice:

    Interesante. La felicidad o la tristeza agonizante no son más que una elección de nuestro estado de ánimo… Caernos, echarnos a un pozo, a veces es necesario… y a veces nos pasa, nos echamos a dormir una siesta en ese pozo, para después salir de él con los ojos bien abiertos: viendo al mundo aún más maravilloso de lo que lo habíamos visto antes.

    ¡Salud!

  16. sickofhell dice:

    Al igual que te comenta Verónica, el título me pareció muy fuerte como para dedicarle una oda al suicidio, pero el poema es bello. Me ha gustado porque al acabarlo, te deja en un momento reflexivo contigo mismo.
    Me ha encantado, gracias por compartir tus palabras con nosotros.
    Un abrazo!

    1. Saliary Röman dice:

      El agradecimiento es mío. Hacen vivir mis versos.
      Hay belleza sorda. Aunque sea invisible a nuestra vista. Estoy segura que hay belleza en las cosas “infelices”.
      Las personas no se pueden olvidar.

      Me tranquiliza que te guste.
      ¡Un abrazo!

  17. Verónica dice:

    Aunque siendo sincera el título no me atraía, porque soy la persona más anti-suicidio que puedas encontrar, la lectura como siempre y de alguna manera, me llevó a mi propia realidad y por momentos dije: “eso es lo que me pasa a mí”.
    Es un placer leerte. Besos!

    1. Saliary Röman dice:

      ¡Hola Verónica!
      Créeme, soy muy positiva. Pienso que todo suceso viene de un por qué. En este caso, intenté buscar algo más en este delicado acto.
      Alguna solución debe traer, para aquellas personas. Y aunque a nuestros ojos parezca irreal, algo de felicidad contiene.

      ¡Un abrazo!

      PD. Corregí la errata. 😉

Cuéntame, qué te trae por aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s