¡A ti te olvido!

Cincuenta imágenes abstractas que, contempladas a una distancia de dos yardas, se transforman en tres Lenin disfrazados de chino y, contempladas a una distancia de seis yardas, parecen la cabeza de un tigre real.

Sencillo olvidarte,
me ha tomado pocas noches,
y alguna bebida de más.

Fácil olvidarte,
dos, tres canciones de buena vibra,
y alguna actividad nueva que amplia mi círculo social.

Olvidarte,
paciencia con el tiempo,
remover todo recuerdo que involucre sentimientos,
barrer bien: mensajes, estados, corazones.

Barrer a fondo,
seguir sin mirar atrás.
Toda una buena vida por delante.
Un pasado que poco importa ya.

¡Qué bien me sienta! Nuevas experiencias, nuevos amigos,
nuevos disfrutes que melosean mis pensamientos.
Todo un ronroneo para un corazón como el mío.

Cae la noche, viene a mí el sueño, necesidades vitales.
Me disipo entre las manos de una ilusión, soy un guerrero vigoroso que posee poder. Recorro todo lugar, todo lugar quiere ser arrasado por mí.

Valeroso, un objetivo entre la ingle y una buena canción de fondo, me dejo llevar.
Controlo el paisaje, se vuelve borroso de tanto espíritu.
Exaltado, extiendo mis manos, y tomo una vez más el cuerpo de mi antojo.

Lo llevo a replicar el amor en cada rincón de su gemido,
tiembla,
temblamos.
Modelo mi estrategia, escapo del encantamiento de las extremidades,
aprovecho su desvanecimiento, me adueño de todo lo que da vida a la piel.

1954, "Young Virgin Auto-Sodomized by the Horns of Her Own Chastity" by © Salvador Dalí
1954, “Young Virgin Auto-Sodomized by the Horns of Her Own Chastity” by © Salvador Dalí

Muerdo sus labios, su noche, sus dudas.
Empuño su éxtasis. Llena de valor un corazón destrozado.
Restaura, pieza a pieza, un humano afligido.

Entonces viene el amanecer, mi cabeza quiere estallar,
la visión se ha teñido de alcohol.
La luz apuñala mis sentidos.

Entonces llega el amanecer,
he hecho uso de mi libre albedrío,
de nuevo caigo en tus brazos.
Qué ejercitado está el cuerpo.
Qué arrepentido se encuentra el raciocinio.

Día uno,
¡yo a ti te olvido!.

© Saliary Röman

 

________________________________________
Gracias por venid a verme,
Amores míos.
!

6 respuestas a “¡A ti te olvido!

      1. Dani Unmei dice:

        De nada. Y gracias a vos por compartir fragmentos de tu universo.
        Y te soy re sincero. Escribís de una manera tan poética como tan directa, sincera. Llevo leyendo varios de tus escritos, y cada vez me gustan más.
        ¡Seguí así!
        Te mando un abrazo con las mejores vibras 🙂

        Me gusta

Cuéntame, qué te trae por aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.