Sus manías, sus defectos III

Las tres gracias - RUBENS, PEDRO PABLO

Ella respira cada día. Constantemente.
La suerte existe, pero debe alimentarse a diario.

Pasados los años va abriendo los ojos,
aquellos que creía bien abiertos.

Nota cómo sus propios pensamientos marcan el ritmo de su vida.
Aún así, a veces despierta malhumorada,
y comete varias injusticias en el pre ciclo menstrual.

Duerme tranquila, ha tomado buenas decisiones.

Conoció el amor, y lo bonito que es comprenderse.
Se dejó querer, dejó pasar tras la piel el cariño, los mimos,
los besos, los versos, los abrazos y la niñez.
Aprendió a llorar, en sus brazos.
Casi sin verguenza, comprendió que no existe un por qué para ser perfecta.

Somos una incognita, en un mundo de preguntas.
Una canción al día, una sonrisa al día,
sólo un buen gesto al día,
y la vida estará de tu parte.

Ella siente que casi no queda penumbra dentro de sí.
El café, solo y bien cargado, gracias.
Adicta a escuchar, a fijarse en los detalles.
Música, de toda, y mezclando géneros, la diversidad es riqueza.

Continúa trabajando en sí misma,
su carácter mejora, aunque tiene un lobo dentro,
entre más pasa el tiempo, aprende que son menos las cosas por las que aullar.

Sigue diciendo “Hello” para saludar y “arrivederci” para despedirse. Apasionada de las féminas.
Se ríe sola. Sola y sin previo aviso, de memes o historias del pasado. Aprendió también a reír, por fin, de sí misma.

Ahora cree en el amor, y la bondad de los seres humanos.
También piensa que enamorarse, es una recreación que inventamos sobre una persona, a quien con el tiempo reprochamos que no sea el personaje que hemos inventado.

Disfruta la soledad, el silencio.
Ella ama las conversaciones sin ego.
El GPS sigue averiado, pero no le importa descubrir nuevos caminos.

Ella cree en las energías, en un dios más allá de cualquier definición religiosa.

Sigue estando plagada de defectos,
y disfruta sonrojarse con cada uno de ellos.
Responsabilidad es educarnos a nosotros mismos.

Quiere vivir, reír más, envejecer siendo la mujer que ha decidido ser.
Quiere besar, fundir poros al abrazar.
Vivir la piel sin complejos.

Amamos, cuando nos dejamos ser.
Creemos, cuando decidimos ver.
Somos, cuando optamos por escucharnos.
Libertad, debería ser nuestro segundo nombre.
Autoestima, nuestro principal objetivo.

La felicidad es simple,
una desición.

Ella, es afortunada.
La fortuna existe, pero debe alimentarse a diario.

  © Saliary Röman


Mira primero dentro de ti mismo.

Por favor, riamos.

❤!


¿Curiosidad? Aquí te dejo las dos primeras partes (nótese la diferencia temporal):
Sus manías, sus defectos I
Sus manías, sus defectos II


3 comentarios en “Sus manías, sus defectos III

  1. elcieloyelinfierno dice:

    ¡Lo mas maravilloso y contrario a las manías! Menos aun defectos…que fueron fagocitados; por eso que se llama crecer…madurar…encontrarse con si mism@, para ser verdaderamente autentic@ con las luces y sombras que cada un@ lleva consigo, amarse bien amad@, para entregar toda esa vida en el último puerto en que se amarre, para la completud de dos y en donde como gira el mundo, es lo de menos. Un cálido saludo.

    Le gusta a 1 persona

Cuéntame, qué te trae por aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .