Manifiesto del desamor

«Donde no puedas amar, no te demores» by Frida Kahlo

·

Gritar, evadir, negar.

Discernir, entre qué es lo adecuado,

y qué nos da vida.

No hay nada correcto, cuando se tiene una fijación.

No existe error, no existe acierto,

si tus ojos señalan al mismo huérfano sentimiento.

 

Puedes querer alejarte,

más lejos, aún más lejos.

Ensanchar las calles,

trepar las callejuelas,

evitando oír las voces de mi sombra.

 

Puedes querer cambiar de actitud,

cambiar de pensamiento,

de distracciones, de refugio.

 

Caerás en la tentación de buscar pasión en otros rincones,

incluso te jactarás de saltar de nombre en nombre.

Olvidarás por momentos la insensibilidad de tu piel,

entregarás tu carne al vacío.

En una noche incontrolable, tus labios rozarán mis letras,

y la canción alcoholizada te hará gritar mis versos.

 

Reñirás a tu mente inconclusa,

querrás volar lejos de todo desacierto.

Te obstinarás con la tierra de plástico.

Te desvincularás de la condena del amante que quiere más de lo que nunca será suyo.

Te aferrarás a lo esporádico.

 

El día siempre será uno más,
la noche eterna.
Aquello que nos atrajo,
no conoce tiempo.
Se quedará ahí,
entre la brevedad de nuestra unión,
y la eternidad de nuestro fuego.

 

Pasearás por distintos caprichos,
intentando evitar pisar las huellas de un pasado que ya no te interesa.
Beberás distintas aguas,
volarás lejos de todo verbo que te haga recordarme.
Te enojarás, gritarás de nuevo,
te dejarás llevar por las olas del olvido.
Poco a poco, seré un espejismo.

 

Te preguntarás si en realidad alguna vez he existido,

culminarás frases que quedaron olvidadas en alguna añeja conversación.

Sonreirás al sentirte fuerte,

al comprender que de mí has podido liberarte.

 

Empezarás a elevar tus expectativas,

dejarás ir tu visión más allá de la mueca que acompaña tu rostro,

enjabonarás todo pasado,

el agua será testigo de tus decididas intenciones.

 

Meses después,

cuando has sido tú mismo el que te has sanado, y no el tiempo,

volverás a creer en el poder de los sentimientos,

renacerá una nueva curiosidad,

y te permitirás sentir más desinhibidamente conjugaciones.

 

Serás el rey, serás la reina, de todo presente.

De toda conquista, de todo resultado.

Te revolcarás en toda dicha.

Serás gigante y lamerás tus placeres.

Incluso, con las puntas de tus dedos,

rozarás el cielo.

Serás el amo, dueño y señor, dueña y señora,

podrás elegir entre infinitas posibilidades,

millones de cuerpos.

 

Atravesarás paredes.

Romperás columnas y crearás senderos a tu paso.

Cambiará todo lo que te rodea,

y cuando al fin te sientas tú,

cuando por fin puedas sentir que ha regresado el hombre, que ha regresado la mujer,

abrirás las inmensas y pesadas puertas de tu sensibilidad,

volverás a tomar el poder.

Volverás a mirar a los ojos.

A los míos.

«Donde no puedas amar, no te demores» by Frida Kahlo
«Donde no puedas amar, no te demores»
1945 “Autorretrato con Changuito”
by Frida Kahlo

 

 Los míos.

· 

© Saliary Röman

_________________________________________________
¡Gracias por seguir aquí, conmigo!
❤!

Anuncios

42 thoughts on “Manifiesto del desamor

  1. vatelechuza says:

    Que quieres que te escriba o que te diga Saliary? Eres rutilante, algo así como un cometa que se desorbita y hace fuego en Júpiter, y nada en Saturno. Eres Cósmica mi querida amiga! Me encanta leerte pues es estar dentro del adjetivo y saborear cada vocablo, cada articulación! Me llenasa de música cuando la necesito! Gracias Saliary!, Un beso !

  2. elbizcocho says:

    El cuerpo es un templo.
    El templo es una trampa capaz de cazar a un dios.
    El dios es tu alma que habita, pero no es consciente.

    Desde que fue cazada, el alma se debate entre la seguridad de la jaula y la aventura de la libertad.
    ¿Eterno conflicto? No, sólo un conflicto patentado por el ser humano, por la jaula habitada.

    El alma adquiere conciencia por las vibraciones de las paredes del templo.
    Del templo del que se quiere liberar y que, simultáneamente, es fuente de todo deseo.
    Y pone nombres, como “bueno” y “malo”.
    Pero pasa el tiempo y no puede decidir lo que debe llevar una etiqueta o la otra.

    Crece la tensión porque se hace esclava de esas etiquetas, que no definen nada con claridad… que sólo empeoran las cosas.

    Sólo la pasión puede trascender las etiquetas y liberar al alma.
    Pero la pasión también tiene etiquetas.
    Una dice que la pasión es temporaria y superficial.
    Otra dice que es la llave de la jaula.

    Y la pasión sigue siendo un enigma. Y la resolución del enigma la llave de la jaula.

    (Cariños desde la otra orilla del mar).

  3. Xavier D says:

    Buen uso de visualización. Las primeras líneas y ya estoy imaginadome de una situación parecida. Uno de mi favoritos. Gracias por escribir.

Cuéntame, qué te trae por aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s