¿Nos hacemos el amor?

"Yo soy la DESINTEGRACIÓN"

Era lunes, o miércoles,
quizás domingo, de tarde.
Estaba yo, sintiendo el entorno mudo,
ladridos de personas en el eco,
cuando oí el sonido de mi nombre, en sus labios,
sin gesticular palabra alguna,
pronunció mi nombre,
de forma placentera,
con tal ímpetu, que mi nombre fue articulado con un gesto,
me llamé,  como llama el deseo desenfrenado de la arena seca, cuando clama al mar.
Interrumpiendo mi diálogo autista,
regresando mi tieso cuerpo a su escenario,
enfocando sus maneras, sus palabras insonoras,
su legítima forma de mirar a los ojos.
Su deseo de vivir.

Fue cuando,
mi mente se rindió al silencio,
dejó la pantomima,
apuntó por primera vez a la aglomeración de un rostro nuevo,
el éxtasis del cruce de miradas.
Y la canción empezó a sonar, a todo volumen.
Vociferando, las primeras frases empezaron a ser.
Mi pecho manifestó vida,
empecé a gritar,
a cantar mi canción, a cantar, a cantarle.

Miré sus ojos, fijamente hablé con sus pupilas,
clavé mi deseo en su mirada.
Dejé claro que ella sería mi objetivo,
mis ganas de querer querer,
mis ganas de hacer de la felicidad carne y hueso,
de hacerla mujer.

Le grité con mi sonrisa,
me volví loca.

Aumenté el volumen a mi canción.
Empecé a bailar,
me dejé llevar por el impulso que engendra pasos.
Y paso a paso,
me acerqué a su vida.

Entre más cerca estaba de rozar sus líneas,
más bella era la melodía.
Subí sin miedo, aún más, el volumen.
Dejé que mi cuerpo fuese creado nota a nota,
las primeras palabras las arranqué del alma.
A su suave forma de mover las manos,
regalé versos.
Me convertí en el borde de un cuadro,
en la lámpara nueva,
en el paso cebra,
en burbuja, y volé.

 "Yo soy la DESINTEGRACIÓN"
«Yo soy la DESINTEGRACIÓN»
1951 “El círculo”
by Frida Kahlo

Volé tan lejos como vuela el deseo de hacer el bien.
Escogí amar.
Aprendí mil formas de invocar su sonrisa.
Hice de mis costumbres un cartel de bienvenida.
Las nubes, los colores, los sonidos,
las plantas, la servilleta, los cordones,
la luz, el bolígrafo, la radio, las farolas,
se aliaron conmigo, formamos un ejército,
embestimos su hoy.
Sacamos su mente del silencio agudo de su rutina.
Enamoramos su .

Empecé a nadar, a contra corriente,
ante la resistencia del ser humano a dejarse amar.
Fui por ella burbuja, dos veces, burbuja,
y dejé que fuese la corriente quien me indicase el camino.
Nadé con más dedicación,
reforcé mi batalla, mi estrategia,
me mantuve firme.
El agua y yo, los peces y yo,
el viento en mi burbuja y yo,
hicimos magia para hacer brotar un sentimiento.
Mi ejército y yo,
logramos hacer con ella, lo que el universo hace con el planeta, bailar.

Descubrí la inmensidad del ser humano.
Ahora volamos, nadamos, bailamos, juntas.
Cantamos la misma canción.
Nos hacemos el amor, día a día.

Me conoce, me saliva.
Sabe el significado de cada movimiento.
Ha hecho de mi nombre una canción apasionada.

Comparto todos mis verbos con ella,
pero existe algo que nunca lograré explicar,
que nunca podré recitar con certeza:
La fuerza que empezó la melodía.
Porque podrá ella verme llegar,
podrá ella sentir cómo la invito a bailar,
probar mis besos,
transitar mis venas,
pero jamás, jamás podrá darse cuenta,
del maravilloso camino que recorrí para llegar a sus labios.

  © Saliary Röman

__________________________________________________________________
Me apetece mucho recorrer ese camino.
Gracias amores míos por estar aquí.
Gracias por cómo deslizan sus ojos en cada verso.
¡Un abrazo inmenso!
❤!

PD: Mientras escribía escuchaba Chandelier de Sia Furler, me fascina Sia.

Anuncios

21 thoughts on “¿Nos hacemos el amor?

  1. La sonrisa interior dice:

    Desde que llegué a tu blog la inspiración vuelve a volar por los colores de mi habitación. Mi corazón late lleno de plenitud y todos los escritos del mundo cobran su verdadero sentido. Es maravilloso sentir el amor.

    Me gustó la parte en la que dices:
    “El agua y yo, los peces y yo,
    el viento en mi burbuja y yo,
    hicimos magia para hacer brotar un sentimiento.
    Mi ejército y yo,
    logramos hacer con ella, lo que el universo hace con el planeta, bailar.”

    Reconozco ese momento en el que uno se da cuenta de que existe una armonía universal que invita, que guía, que lleva, que acompaña con dulzura, que duerme las almas en la cuna estelar. Así me siento cuando te leo. Tus letras se desordenan y ya ni si quiera leo, solo me dejo llevar.

    1. Saliary Röman dice:

      ¡Qué bonito Jaime, qué bonito comentario!

      Muchas gracias por escribirme.
      La vida nos conecta a todos, a los vivos, a lo inerte, a nosotros mismos.
      Sólo hay que saber ser parte de ella, y descubrirse.
      Conocerse uno mismo, es lo que al fin y al cabo, nos hace humanos.
      ¡Un fuerte abrazo!

  2. Aletheiae dice:

    Que bonito Saliary… tengo que confesarte que siempre vengo aquí cuando mis emociones se oscurecen y entre tus versos siempre consigues darles algo de luz y comprensión.

    Gracias por ello y recorre ese camino con todo tu ser.

    Un abrazo =)

  3. sonietasmv dice:

    me incorporo de nuevo a la vida blogger después del verano. Saludarte, Saliary y desearte una felíz semana y un septiembre llenito de inspiración y de colores cálidos. Un abrazo grande 🙂

Cuéntame, qué te trae por aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s