La oscuridad inunda las calles. El poder creció entre la inocencia despreocupada de la multitud, y evoluciona haciendo grietas en la tierra.
Sabemos que el pueblo ha cedido. El pueblo entregó su voluntad, su fe. Toda la patria escuchó la voz del cambio. Los humanos, las piedras, el amanecer.  Fue estruendoso. El foco de las ilusiones iluminó millones de almas tras ideales, tras promesas que abarcaba lo que cubría el sol.

Ahora llora la bandera, llora la tierra, viene el ocaso. La luz que irradiaba esperanza, resquema. Violenta el sentir del humano. La llama represora intenta enterrar la opinión de los habitantes. Callan los gestos, las decisiones, pretenden desaparecer la esperanza.

¡Suspira humano! Suspira y da el siguiente paso. 
Mientras exista un suspiro habrá esperanza.

Hoy es cuando. Hoy es el ahora. El pueblo brota, surge de la llaga del dolor que despierta la conciencia del soñoliento, y de nuevo, arde la tierra, arde la bandera, arde amor a patria.

Haz que surja una nueva luz. Regresa a la vida. No te dejes reprimir por el estruendo, por las balas. Surge de las cenizas, valiente humano. Da tu paso con fuerza. No temas, ¡GRITA!  Grita antes que las grietas de la nación se transformen en un solo abismo.
No te rindas. No agaches la mirada, ya cediste tus ilusiones. No te abandones sin luchar. No pierdas la fe en ti mismo. ¡Tú PUEDES!

Sigue luchando, toma la fuerza de aquella sangre que pinta las calles.
 Persevera, insiste aún más que los azotes.
 Sueña, las balas jamás callarán el fervor de un sueño.
 Grita, cuando grita la pasión, traspasa fronteras.
 Regresa a ti la fe. Lucha.

Ahora es momento de cumplir promesas. De cumplir con tu dignidad. Es momento de ser respetado. Que amen tu vida. Que amen tu bandera. No permitas que entierren tus sueños. No permitas que entierren a tus hijos. No críes esclavos. Fuerza. Permítete vivir dignamente. ¡Qué no te esclavice el miedo! ¡Qué nadie racione tu opinión! 

Un último suspiro. Transforma con tu poder la historia. Se la melodía. Resiste. Que seas tú el que pasa página hacia la libertad. Se tú el padre, se tú la madre. Conviértete en el alimento que absorberá la tierra y creará el fruto. Salva tu vida. Vuelve a creer en tus manos, a cultivar. Cree en tu fuerza. Haz el amor a tu patria. Haz el amor a tu bandera. Confía en el poder que tienes.
¡Suspira humano! Suspira y da el siguiente paso.

¡Invoca el amanecer!
Ama
Confía en tu poder.
Mientras exista TU SUSPIRO habrá esperanza.

  © Saliary Röman


PD: El mundo lo que necesita es amor. ¡Fuerza luchador!

3 thoughts on “Confía en el poder que tienes

Cuéntame, qué te trae por aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s