Quiero vivir en un mundo donde escaseen cuerdos

What the Water Gave Me

Querida mía. Querido mío.
Creo que no estoy del todo cuerdo.

Un cuerdo no crearía señales cada noche,
para que al despertar sienta usted cómo le deseo.
Un loco estaría seguro de que usted devora cada señal,
y que planeas junto al café, una a una, cada respuesta.

Un cuerdo no notaría su exaltación cuando mis labios pronuncian palabras.
Un loco observaría cómo se fija usted en ellos, y cómo una exhalación entreabre su boca, como si soñase que me besa.

Querido mío. Querida mía.
Fantaseo que al cerrar sus ojos me encuentra
en la imaginación que envuelven sus párpados.
Sobresaltan sus pupilas.

Me hallo aquí, jugando a que no estoy del todo cuerdo.
Cuando recobro la cordura: me desquicio.

Me gusta pensar que puedo hacer con mi afecto, lo que el agua a las piedras: caricias.
Hasta tatuarme en su pecho.

El deseo huele a frenesí.
El desenfreno une mis gestos al delirio.

Querida mía, las cosas más bonitas son dichas con gestos.
Querido mío, las cosas más bonitas son dichas con gestos.

Puedo sentir cómo usted me tienta,
nota que le observo.
Mi presencia invade su cuerpo,
y sus erizados deseos guían sus recuerdos.

La distancia es la canción en el camino que nos une.
Mantiene la libido en las nubes.
Huele la lluvia a su sensato aroma.
Saboreo cada palabra que dejó escrito sus besos.
Y entonces yo, dejo de respirar, para no persuadir el habla de la brisa.
Vuelo frenético cuando sus pensamientos me tocan.
Me hacen girar, girar, hasta embriagarme de su anhelo.

Y entonces yo, no me dejo ser.
Me ducho en mi monólogo,
disfruto de la pasión del eco.
Me revuelco entre las sábanas de mi sombra.
Soy el humano que explota en censuras, suspende el llanto,
agujerea el pecho, reprime sentimientos,
obliga a la solitaria mueca, convertirse en sonrisa.
Ahoga versos.

What the Water Gave Me
1938, “Lo Que el Agua Me Dio” by Frida Kahlo

Sólo un loco podría contemplar los dos finales:

Y entonces usted, querido mío, querida mía. Me ataca con su cordura, e intenta callar mi absurdo comportamiento.
Se despierta en la mañana, bebe su café. Ignora mis señales, se refugia de la lluvia, del viento. Se empapa en la vagabundez de la rutina. Y la única señal que envía, es el on-line de su nueva vida.

Y entonces usted, querido mío, querida mía. Me ataca con su cordura, e intenta callar mi absurdo comportamiento.
Se despierta en la mañana, huele el olor a café de mis señales, la lluvia invade sus deseos. Cierra sus ojos, y el viento le regresa a mi. Devora cada bocado, sin prejuicio, sin distancias, sin por qué. Se apodera usted de mi poca sensatez, y me enloquece en su versificada vida.

Recupero la cordura: me desquicio.
Cuerdamente grito al viento que me apasionan sus labios,
me enamora la profundidad de sus ojos oscuros,
la curiosidad empieza a recorrer mis venas, maúllan mis sentidos.

Es así como la inmensidad de la noche me recuerda su mirada,
vuelve a mi la fe,
y el destello de mi lucidez, crea nuevas señales.

  © Saliary Röman

_____________________________________________
Querida mía. Querido mío.
Gracias por leer, por cada comentario,
hace usted de este loco,

un humano feliz.
❤!

Anuncios

12 thoughts on “Quiero vivir en un mundo donde escaseen cuerdos

  1. Néstor Ramírez dice:

    Amo las fotos y pinturas de Frida Kahlo. Cuántas grandes musas ha dado la tierra del ombligo de la luna. Me encantan tus versos, se leen y sienten, hasta al punto de llegar a perder la compostura y la cordura, de sacar lo que se es en realidad.
    ¡Buen inicio de semana mi estimada bloguera!

    1. Saliary Röman dice:

      Buenas sean siempre tus semanas Néstor.

      Ya lo he dicho en anteriores ocasiones, la belleza del escrito está en los ojos del que lee. Yo sólo junto letras.
      Gracias por comentar, haces de esta mujer feliz.
      ¡Un abrazo!

      1. Néstor Ramírez dice:

        Aunque lo que me daría más gusto debería ser el halago a mis ojos lectores, lo que más me alegra es hacer de ti una mujer feliz.
        Gracias e igualmente, Saliary. Que tus días sean de lo mejor.
        ¡Abrazo de vuelta!

  2. elbizcocho dice:

    La cordura es la repetición lógica de lo pasado, utilizada para enfrentar un desconocido futuro.
    La locura es enfrentar lo nuevo, con lo futuro que aún no hemos creado en nosotros.

    Y nos bamboleamos en el presente en estertores que llamamos: la danza de la vida.

    Yo tampoco sufro de locura… la disfruto plenamente (parafraseando a Les Luthiers).

    Cariños desde otra playa…

Cuéntame, qué te trae por aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s