“El ciervo herido”

El ciervo herido.

Debía estrellarme contigo, cara a cara, beso con beso,
destruir por completo la admiración que guardé por tanto tiempo.

Me estrellé, el golpe ha sido inmenso.
Ha sido hermoso.

Vi cómo el velo desapareció de mis ojos.

Golpe seco, retumba todavía, cada vez que te pienso.
Esa es mi cura.

.

Frida Kahlo y su mascota Granizo.
1939 Fotografía de Frida Kahlo
junto a su mascota Granizo
by © Nickolas Muray

.

Ese fue mi principio, mi renuncia.

Me alejé,  me oculté. Sufrí. Sufro.

Refugiada en una habitación extraña,

dónde nadie me molesta, nadie me habla, nadie me hace callar.

A nadie molesto.

Oculta, sanando lo que queda de mí.

Pude abrirme un nuevo camino.

Aunque ese camino sea el exilio.

Aunque ese camino sea la soledad.

Es un comienzo, es un camino.

Experimento el aislamiento.

Veo tu silueta en todas partes.

Comparo tu rostro, con todo rostro nuevo.

Escucho tu sonrisa en todo eco.

Comparo tu sonrisa, con toda sonrisa nueva.

¡Odiosas comparaciones!

Mi vida no está preparada, para ocupar tu lugar.

Ese desvalijado y usado lugar, aún no tendrá dueño.

Sé que estás mejor sin mí.

Las cosas buenas empiezan para ti ahora.

Yo, estoy mejor sin ti. Lo notan, lo noto.

Con seguridad puedo decir, que mi vida está a salvo sin tu presencia.

Mi vida es más tranquila sin tus decisiones.

Yo estoy más segura sin tu menosprecio.

Frida Kahlo junto a su mascota Granizo.
«Me pinto a mí misma, porque soy a quien mejor conozco»
1939 Frida Kahlo junto a su mascota Granizo
by © Nickolas Muray

“Algún día”  diferente  del  “ahora”.

El ahora, duele. ¡Duele!

Es el ahora que me tiene entre sábanas, escuece.

Dolerá algún tiempo más.

Hasta que deje de necesitar  tu espalda.

Hasta que logre olvidar tus problemas.

Hasta que renuncie a extrañar tu ansiedad.

Cuando deje de afectarme tú desinterés.

Cuando logre quererme de nuevo.

Explosiva sonrisa.

Placentero sabor en tus labios.

Susurro sofocante en mi espalda.

La estrecha cama, se amplía sin tu sombra.

Estoy matando tu recuerdo.

Es un camino, es un comienzo.

Las campanas del mañana me despiertan.

Leve sonrisa en mi rostro, estoy mejorando.

Fantástico es el tiempo, antes parecía ir lento.

Ahora el tiempo me acompaña, danzamos al mismo compás.

Me muevo despacio, la herida debe sanar.

El tiempo me lleva de la mano, me enseña a curar.

La escuálida sonrisa pertenece a él, al tiempo, por obsequiarme el entretiempo.

«¿Qué haría yo sin lo absurdo y lo fugaz?» by Frida Kahlo
1946 “El venado herido”
by Frida Kahlo

He dado tregua a mis pensamientos,

los he silenciado,

la soledad es mi grata compañía.

Me estoy conociendo.

Aprendo a quererme.

Me volví a presentar,

raro sonó a mis oídos mi nombre.

Irreconocible sonó mi voz, al decirme:

“Siento haberte tenido olvidada todo este tiempo.

Es tu camino, es tu comienzo.

Te quiero”.

  © Saliary Röman

____________________________________________________________
¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!
Me he enamorado de este blog.
Gracias por todo vuestro tiempo. Por vuestras críticas.
❤!


PD.1: Escuchaba mientras escribía, “She Wolf” de  David Guetta, con la espectacular voz de Sia Furler.
PD.2: Obvio, aún le echo de menos.

43 comentarios en ““El ciervo herido”

  1. José Ignacio dice:

    Buenos días o noches o lo que sea por ahí. Una pregunta´: ¿tú has dicho en alguna parte que un corazón verdaderamente femenino sólo puede enamorarse de otra mujer, o me lo he inventado yo?

    Mándanos pronto otra de tus poesías – terremoto.

    ¡Oh terremoto mental!

    senti yo un día en mi cráneo

    como el caer subitáneo

    de una Babel de cristal

    Rubén Darío

    Un abrazote,

    José Ignacio

    Me gusta

    1. Saliary Röman dice:

      ¡Buenas José!

      No he dicho nada así. Pero estaría bien pensar en ello. 😉
      Lo que he dicho es, “Qué es de un corazón, si no pertenece a ellas”.

      Estoy trabajando en ello, te lo prometo, para mañana ya tienes un post nuevo.
      Espero que te guste; porque eres tú el que me hace meter el acelerador jajaja

      ¡Un abrazo Inmenso!

      Me gusta

      1. José Ignacio Andolz Munuera dice:

        Pues fíjate lo que son las cosas, lo de que un corazón verdaderamente femenino sólo puede enamorarse de otro igual es algo que intuí leyéndote y que, erróneamente, te atribuí a ti, cuando, por lo visto, sólo se coció en mi imaginación. Es extraño que eso haya salido de mí, porque es una afirmación de esas que intuyes cierta, pero que es igual que el arco iris; si pretendes aproximarte a ella se desvanece o se aleja como para burlarse de ti.

        Un abrazote,

        JI

        Me gusta

Cuéntame, qué te trae por aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .